El autor

Puede ser una confesión habitual entre las personas que escriben, pero sí, yo también comencé a hacerlo siendo un niño.

Los primeros relatos nacieron porque deseaba vivir las mismas aventuras que los protagonistas de mis videojuegos favoritos de la época (te estoy mirando a ti, Resident evil) y la mejor forma que encontré para hacer realidad esas fantasías fue la escritura.

Con el paso de los años, las historias fueron invadiendo mi día a día. No había momento que no estuviera escribiendo y enseñando los resultados a otras personas, ya que siempre he sentido la necesidad de compartir mis creaciones con los demás.

Por otra parte, mi hermano mayor había encontrado su manera de expresarse a través del cine. Este es un capítulo importante en mi proceso y crecimiento creativo porque con él empecé a escribir guiones para cortometrajes, habiendo trabajado juntos durante mucho tiempo.

Más tarde descubrí el teatro y experimenté lo que era escribir y dirigir mis propias obras de teatro breve, las cuales se han podido ver en Valencia y Madrid.

Pero, a pesar de todo eso, nunca olvidé mi objetivo principal: desde muy pequeño soñaba con escribir y publicar una novela. Por eso, ya en el instituto creé un pequeño libro compuesto por varios relatos cortos de terror; y luego llegaron dos novelas más que, a día de hoy, siguen guardadas en un cajón (maquetadas y encuadernadas, eso sí), pero a las que no le di mucho bombo por dos razones. Primero, porque no sabía cómo hacerlo. Segundo, porque no creía que fueran lo suficientemente buenas para que alguien quisiera publicarlas.

Ese sentimiento, en mayor o menor medida, siguió presente (¿es muy pronto para hablar de «síndrome del impostor»?), pero no dejé de escribir y, a mediados de 2022, salió a la luz mi primera novela: El fin del mundo como excusa para amarte. Es una historia de fantasía y terror publicada por Obscura Editorial.

Os confieso que esta nueva novela es mi obra más personal. He querido inspirarme en algunos aspectos de mi vida (aunque no es una historia autobiográfica), y, utilizando también elementos fantásticos que funcionan como detonante, he tratado de abordar temas como la identidad, la homosexualidad y la familia; las guerras, la muerte y el renacimiento.

¡Espero volver pronto con más novedades literarias!